Just another WordPress.com site

Boomerangs y Yoyos.

Hay objetos que representan la realidad. Son una metáfora de las fuerzas del universo, de la naturaleza. Estas fuerzas son constantemente ignoradas y la mayor parte del sufrimiento proviene de ese tremendo error. Cuando uno es joven, me refiero a esa edad en la que comienzas a preguntarte cosas de la vida, carecemos generalmente de la información necesaria para procesar la realidad. El software espiritual entonces es casi nulo. No me refiero al conocimiento de las religiones actuales, sino a la información que ayudaría a la comprensión de los procesos energéticos interiores y su relación con los exteriores, que debería ser el conocimiento de las religiones, y que tal vez originalmente lo fue, pero que en algún punto desvió su atención de la enseñanza desinteresada de información trascendental  . ¿Qué genera el sufrimiento?, es una pregunta que el ser humano se formula de miles de maneras durante su vida. Responsabilidad sería una de las palabras clave en este cuestionamiento. Hacerse responsable de la propia vida y de sus consecuencias y resultados. ¿Quién nos enseña a no culpar a todos y a todo por lo que nos pasa?, ¿quién,  a asimilar el tremendo potencial transformador que posee nuestra mente?. Nuestra parte divina queda velada cuando lo divino es puesto fuera y lejos de nosotros en el mundo conceptual de la enseñanza religiosa.

Transformar y crear es la principal función de la existencia y para eso poseemos todas las más poderosas herramientas. La principal transformación es la interior. La mente se construye de conceptos y de ideas, basadas en las cuales se generan nuevas ideas y conclusiones, por lo que nuestros límites provienen de la asimilación de ciertas ideas como únicas y reales, las cuales determinan el resto de nuestra visión de la realidad. Pero la mente es solo nuestra computadora personal, a ella podemos siempre renovarle el contenido de la información para que procese siempre a mayor velocidad y con mejores resultados, por ejemplo a través del tan abandonado hábito de la lectura. La inserción constante de nuevas ideas en la mente mantiene fresca la capacidad de cambiar y asimilar información evitando la calcificación del pensamiento y por lo tanto permitiendo la posibilidad de mantenerse vigente energéticamente. Buscar es un impulso que lleva a las personas hambrientas de conocimiento a toparse de manera casi inexplicable con las fuentes de conocimiento necesarias.

El mundo es muchas cosas más de las que creemos, funciona en muchos niveles que ni imaginamos, es un lugar aparentemente rígido e inmutable que en realidad, solo oculta un plano de infinitas posibilidades. La vida es la elección perpetua de opciones, es la posibilidad de hacernos conscientes de esas decisiones a cada segundo. Estar atentos, ahora, ahora, ahora, ahora. Eso es el principio de la transformación interior. Para poder entender aspectos de nuestra existencia que están más allá de lo cotidiano, se necesita primero ejercitar el silencio interior, hazaña que en nuestra sociedad actual es verdaderamente titánica pero no imposible.

Mirar la mente, mirarla desde un lugar un poco más adentro que ella misma, mirarla sabiendo que no somos ella, que es una herramienta al igual que el cerebro; mirarla y detenerla, adiestrarla para pensar cuando y como nosotros lo deseamos. Ese sería el primer gran paso para poder percibir ciertos procesos energéticos que de otra manera pasan desapercibidos ocultos en la corriente frenética de pensamientos incontrolables en la que nos encontramos la mayor parte del tiempo, y no estoy hablando de que para lograr esto haya que ser especial, no más que cualquier persona que frecuenta un gimnasio para fortalecer sus músculos, no más que alguien que posee cierta fuerza de voluntad para embarcarse en una disciplina diaria y que los acompañará por el resto de sus vidas como algo esencial para su salud mental, energética y  espiritual.

Energía, es una palabra compleja. Es de lo que está compuesto y construido todo lo que existe, incluyendo lo que no podemos ver ni tocar, incluyendo lo más sutil de nuestra existencia como las emociones y los pensamientos, como los sueños y los deseos. Las imágenes mentales que construimos en nuestra mente poseen un cuerpo energético, la imaginación también; y todas estas cantidades de energía afectan en diferentes medidas y de distintas formas a lo que llamamos la realidad. Cómo me hubiese gustado tener una clase acerca de esto cuando era pequeño, poder enterarme de la conexión entre todas las cosas antes, acercarme a la experimentación de estos fenómenos más temprano; pero ya que nuestras autoridades en la educación no consideran importante esta área del conocimiento, debemos encontrarla en donde nos sea posible, en libros, en otras personas, en donde haya algo que nos haga sentir que se han abierto al menos temporalmente nuevas puertas nunca antes vistas. No podemos seguir arrojando nuestra energía al mundo sin saber sus consecuencias, sin saber cómo nos van a afectar en su reacción, sin saber los procesos que utiliza el universo para balancear y compensar la energía. A fin de cuentas no somos otra cosa que eso, partículas de energía ordenadas de una manera determinada para darnos la impresión y la sensación de que somos lo que somos, pero que no dejan de esta en movimiento perpetuo y en conexión inevitable con el resto de las partículas de todas las demás cosas y no cosas del universo.

A mi, fue la música una de las primeras y más poderosas puertas que se me abrió hacia nuevas vibraciones e ideas, hacia nuevas posibilidades, y hasta la fecha, me hace un update mental constante que me ha servido para seguir experimentando esta bellísima experiencia de existir en esta apariencia. Cada quien puede encontrar su manera, su forma, su alquimia personal.

Anuncios

4 comentarios

  1. Beatriz Alicia

    Felicidades: Me gusta cuando hablas asi, me haces recordar mi fortaleza. Me dejas ante un panorama infinito, con muchos caminos a la vista, y sintiendo que soy dueña de elegir alguno o de probarmelos todos. Te amo.

    29 julio, 2010 en 10:31 pm

  2. Andrea Yazmín

    Me llama tanto la atención cuando pones:”…pero ya que nuestras autoridades en la educación no consideran importante esta área del conocimiento…”, y no es para menos ya que la profesión que ejerceré en un futuro no muy lejano es la pedagogía, y tristemente, tienes mucha razón.
    ¿Pero sabes una cosa? Mi forma de llegar a otras fronteras es también la música, varias formas hay de hacer que pedagogía y música se mezclen,para entretejer un enramado del que se pueda extraer algo tan subime como el conocimiento de nuestra energía interior, bueno…la música y el arte en sí, el valor estético.
    El regreso a la educación humanística, no entendida como actualmente la vemos,con su base axiológica pero meramente basada en el hombre, de él para él y pensando en el otro, sin ser visto como el “amor al prójimo” de la religión, sino entendido como el amor en sí, el genuino sentimiento de afecto, por el simple hecho de que el otro “es”, amar su esencia y su belleza, la interior…esa que pocos vemos.

    Gracias Leo, por regalarnos esta reflexión tan personal.

    Te admira: Andrea Yazmín.

    30 julio, 2010 en 8:33 am

  3. Roberta Nelo

    “El mundo es muchas cosas más de las que creemos, funciona en muchos niveles que ni imaginamos, es un lugar aparentemente rígido e inmutable que en realidad, solo oculta un plano de infinitas posibilidades”

    sin palabras. =D

    Gracias siempre por compartir tus pensamientos con nosotros!!!

    30 julio, 2010 en 1:50 pm

  4. “El mundo es muchas cosas más de las que creemos, funciona en muchos niveles que ni imaginamos, es un lugar aparentemente rígido e inmutable que en realidad, solo oculta un plano de infinitas posibilidades”

    sin palabras. =D

    Gracias siempre por compartir tus pensamientos con nosotros!!!

    30 julio, 2010 en 1:53 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s