Just another WordPress.com site

Broadway Wainwright. La sangre de Rufus.


Es hombre y mujer a la vez, tiene las virtudes de ambos y supongo que también sus defectos, pero si existe una diva en el mundo de la música contemporánea, no nos equivoquemos, es Rufus Wainwright. Sale al escenario y ya ganó; se ganó a la audiencia con su total convencimiento de lo que va a suceder aunque no haya comenzado y enamoró a la música con su respeto por ella, por ese amor que le brilla en los ojos cuando canta una canción cuidando que cada nota esté en su lugar, porque sabe bien, que cada nota tiene su lugar correcto y se lo da. No se guarda nada, se regala como una tormenta sobre el bosque, abraza con esa voz clásica y toca el piano en otra época; está sentado ahí en el banco en el siglo XVIII mientras todos los demás lo admiramos desde el XXI. Da la impresión de que ser inestable, complejo, depresivo y con tendencias a la autodestrucción puede ser encantador, y cuando termina el concierto no es más una impresión sino una certeza. Odio los musicales, pero él es los musicales y eso es otra cosa.

(Rufus Wainwright lanzó hace poco un nuevo disco a voz y piano que se titula: “All Days Are Nights: Songs For Lulu”, y es una belleza que presentará este 29 de Diciembre en el Carnegie Hall)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s